10 noviembre, 2014

Poema XXV

A Natalia.


De día amo al cielo por su azul
y siento paz mientras viaja el sol.
De noche temo al cielo por su oscuro,
por su infinito desconocido y sereno.
Qué pensar, me pregunto,
mientras las horas undívagas
me consumen y me quiebran.
Pero sus ojos
con su iris iluminado
con su brillo fugaz
con su alegría inmortal…
sus ojos me dan paz.

(Mira esos ojos: ahí está el amor).


Entre calles de asfalto húmedo
caminan nuestras historias de la mano.
Algunas farolas de luz amarilla
alumbran nuestras bocas
que se miran y se miran
perdiéndose en el infinito del beso.
Ah, este aire lunar, blanco y frío,
que nos roza la piel
que nos besa la timidez.

(Mira esa boca: tan rosa como ayer).


Supe, con el brillo de tus lágrimas
lo que es capaz de resistir un corazón
que parece habituarse a las llagas.
Hay en su voz un dulzor exquisito:
solo un oído fino sabrá saborearla.
Entendí, vida mía, lo que es el amor
al oír tu voz en la distancia.

(Escucha esa voz: melodía angelical).

Hay dolores que son como el mar:
profundos y longevos;
hay pesadillas tan reales
que queman como el fuego.
Y no te ahogas, y no te quemas.
La vida surgió en el mar
y aprendió a usar el fuego.
No temas, estrella de miel,
porque tu corazón es tuyo y mío
y mi corazón ahora es tuyo
pero sobre todo:
la felicidad es nuestra.

(Mira ese cuerpo: con heridas ya borradas y que duelen, cada vez menos; con curvas que ningún artista tendría el talento de trazarlas; con delicias jamás imaginadas; con una perfección que sólo alguien indicado puede entender).

Encuentro en sus manos y en sus pechos
la belleza de la creación.
Pierdo en su cuerpo y su olor
la noción del tiempo y del espacio.
Ella es como la luna:
misteriosa, cíclica, idílica.

(Toca a esa mujer: es obra maestra de Dios).


Ella no es una palabra, no es una frase
mucho menos un verso,
no es un poema (no es este poema)
tampoco es un cuento ni una novela
no es una ópera ni una sinfonía
mitología no es, una historia no es.
Ella es Vida. Ella es mi vida.
¿Y qué pasa, preguntarán, si ella es vida?
Pasa que una vida es una composición
con palabras jamás vistas
con frases jamás oídas
con versos jamás escritos
con poemas jamás recitados
con cuentos jamás inventados
con novelas jamás narradas
con óperas jamás cantadas
con sinfonías jamás ejecutadas
con mitologías jamás creadas
con historias jamás vividas.
Hasta hoy.


(Mira esa mujer: no busques más, porque Ella Es).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada